poemas sin casa.

Jacqueline Goldberg

Apuntes para definir «previedad»

A Hernán Zamora, esposo,
porque este texto empezó
en una clase suya, fuera de casa

Todo es tan previo.

Vocablo semilla,
sin registro.

Azotea,
covacha,
excavación verbal.

En principio fue el desastre:
mudez,
mirar,
encierro,
flor de cactus,
morada,
ser más allá,
lo intraducible.

Así la previedad:
privada,
precavida,
digna de preveer,
provista,
en la pavura,
provocada.

¿Insolación?

He hallado una voz,
como quien se topa con un consentimiento,
un cuido.

Palabra despaciosa,
huérfana,
asordinada.

De errores fundamentales.
De razones inoportunas.

Ocasión de soledumbre.

Juzgar sin previedad.
sin sentido,
claudicando.

Saber preguntar.
Lo que supongo,
lo que construyo,
lo heredado,
lo entrevisto,
tanto.

Palabra insolada,
sin medianía.

Palabra zoomorfa.
irrumpe sin partirme.

Oblicua,
carente,
siniestra,
ectópica,
temporal.

Palabra habitáculo,
retrovisor,
reincidente,
tomada,
habitual.

Palabra que ofrenda realidad,
hilo ofuscado.

Un tren me conmueve hasta el jadeo:
previedad esencial.

Una luciérnaga descompone mi llanto:
previedad absorbida.

El desconsuelo supone
invisibilizar lo odiado.

Es el léxico de una infamia,
linaje de bordes.

Palabra continente,
frontal,
sendero,
estuario,
materia de limo,
arista de infortunios.

Palabra pureza,
ancla,
ceremoniosa,
deformada,
égida.

Palabra pisada,
vana,
de umbral o rodamiento.

Palabra intestina,
recuperada,
mansa.

Todo es previedad,
sólo previedad,
pura previedad.

Foto: Clara Briceno Zappacosta


Jacqueline Goldberg nació en Maracaibo, Venezuela, 1966. Es escritora, periodista y editora. Doctora en Ciencias Sociales y Licenciada en Letras. En 2018 participó como escritora residente en el International Writing Program de la Universidad de Iowa. Su poesía está recogida en Verbos predadores. Poesía reunida 2006-1986 (2007), Ruido de clavículas (2019) y El libro de lo salvado (2020). Autora de la novela Las horas claras (2013), que obtuvo en Caracas el XII Premio Anual Transgenérico de la Fundación para la Cultura Urbana y se hizo merecedora del Premio Libro del Año de los Libreros Venezolanos, fue finalista en el Premio de la Crítica a la Novela del año en Venezuela y reeditada en México. Es autora de doce libros infantiles, el más reciente Pitchipoï, (Tragaluz, 2019), ganador del Premio Fundación Cuatro Gatos 2020 y de la Mención Especial: Propuesta Editorial (categoría libros infantiles) del Premio Los Mejores Libros 2020, que otorga el Banco del Libro en Venezuela. Su poesía está incluida, reseñada y traducida en antologías en más de quince países. Es miembro fundador y gerente editorial de Fundación La Poeteca.

A %d blogueros les gusta esto: