poemas sin casa.

Jacqueline Goldberg

Traducción: Clara Briceño Zappacosta

Botanical Garden 

I show my son the sunken seeds in the moss.
I point at a palm tree, at the flower that will be reborn in sixty years. 

He asks about the branches of the invisible tree,
he chases dinosaurs, restores the carriage of a ghost. 

I follow the barrier of my anxiety. 

“Look at the vultures, not too far away from beauty” I say. 

“Look at the tranquility of the trunks,
condescendent hands” I say. 

Too many angles for a unique shielding. 

I sentence “Behold a Jabillo* , a Bromelia”,
I also name damage, not to cheat. 

The son understands, he crackles in another flush.
His morning is not mine. His isn’t pale. Nor ephemeral.
His morning doesn’t fit my rest. 
I drive him to compare our oceans,
the being of a widowed time and an identical admiration.

* Name given in Venezuela to the tree Hura crepitans.


Jardín Botánico

Muestro al hijo semillas hincadas en el musgo.
Señalo una palmera, la flor que renacerá en sesenta años.

Él pregunta por las ramas del árbol invisible,
persigue dinosaurios, remienda el carruaje de un fantasma.

Sigo los pretiles de mi angustia.

«Mira las aves de rapiña, no tan lejos de la belleza», digo.

«Mira la quietud de los troncos,
manos condescendientes», digo.

Demasiados ángulos para un mismo blindaje.

Sentencio «he ahí un jabillo, una bromelia».
Nombro también destrozos, para no engañar.

El hijo entiende, crepita en otro rubor.
Su mañana no es la mía. No es pálida. No es efímera.
Su mañana no cabe en mi reposo.
Lo conduzco para comparar nuestros océanos,
ser tiempo viudo e idéntica admiración.

Foto: Clara Briceno Zappacosta


Jacqueline Goldberg nació en Maracaibo, Venezuela, 1966. Es escritora, periodista y editora. Doctora en Ciencias Sociales y Licenciada en Letras. En 2018 participó como escritora residente en el International Writing Program de la Universidad de Iowa. Su poesía está recogida en Verbos predadores. Poesía reunida 2006-1986 (2007), Ruido de clavículas (2019) y El libro de lo salvado (2020). Autora de la novela Las horas claras (2013), que obtuvo en Caracas el XII Premio Anual Transgenérico de la Fundación para la Cultura Urbana y se hizo merecedora del Premio Libro del Año de los Libreros Venezolanos, fue finalista en el Premio de la Crítica a la Novela del año en Venezuela y reeditada en México. Es autora de doce libros infantiles, el más reciente Pitchipoï, (Tragaluz, 2019), ganador del Premio Fundación Cuatro Gatos 2020 y de la Mención Especial: Propuesta Editorial (categoría libros infantiles) del Premio Los Mejores Libros 2020, que otorga el Banco del Libro en Venezuela. Su poesía está incluida, reseñada y traducida en antologías en más de quince países. Es miembro fundador y gerente editorial de Fundación La Poeteca.


Clara Briceño Zappacosta nació en Valencia (Venezuela) en 1992. Estudió Artes en la Universidad Central de Venezuela. Vive en París desde el 2016, donde hizo un Máster de Literatura Comparada en la Universidad Sorbonne. Traduce poesía latinoamericana. Recientemente colaboró en las revistas Chevet Magazine y Fracas. Actualmente está inscrita en un Máster profesional de edición literaria y audiovisual en la Universidad Sorbonne y trabaja en varios proyectos de traducción del español al francés.
@claraelisabz

A %d blogueros les gusta esto: