poemas sin casa.

Jósbel Caraballo Lobo

En esta calle oscura de Santiago 

I 

Cada esquina repite un nombre de santo 

como si fuera receta contra el olvido. 

El frío de la bici me hace virar apenas en alguna vereda donde una prostituta enciende la vela y no me mira. No sabe mentir su foco. 

Pobre y de cara cubierta, el anonimato bendice mi curiosidad. Un auto, más veloz que este temblor de calle, 

asoma calor a la altura de los pies. 

No nos enteramos. 

Yo seguiré después del semáforo, y para ella, 

por la mañana, todo será perdón. 

II 

Romperé el abrigo. 

Avanzo hacia el poste de una curva 

que me espera para tumbarme, e imagino que la puta

se deshace de tanto esperar. 

Voy pensando que todo es derrota hasta ahora, menos ella; y en escribir algunas líneas sobre ella, sin ella. Su color, sin su color. 

«Hablar de la prostituta sin la prostituta», presumo. Una línea que reafirme el óxido de mis versos, nacidos para el polvo que siempre traen. 

III 

Me caí. La cadena de la bici está enredada ahora en una mezcla de pensamientos sobre la calle oscura, la prostituta y el frío. 

Quién sabe si habla español, mal pienso. 

(Debe ser de una isla). 

Camino, y los altos muros que en otros días 

me hablaban de silencios y toques de queda, 

hoy no me dicen nada. 

A modo de burla quizás, el barrio ilumina algunos rincones. Solo me cuenta el chico que

busca en la basura.

Ya me dije que al día siguiente todo sería perdón. 

Ni de santo, ni de mártir; 

mi calle no arrastra un nombre. 

IV 

Ni fuerte, ni adolorido, pongo otra voz a mi acento extranjero. Dejé atrás a la prostituta luego

del golpe (¿o fueron dos?), 

pensando en si la noche pudiera llegar menos pesada hasta el poema. Dije muchas veces que

no para empezar a escribir; 

inventé hablar de ella sin ella, entre poemas de esta ciudad 

que solo me conducen al fracaso. 

La voz que ahora toma mi acento y mi recorrido, 

es lo único que acompaña el traqueteo de la bicicleta, camino adentro.

En estas horas oscuras de Santiago, el abrigo de una prostituta es tema para mí. Suerte que

caí y pensé en el perdón. 

Suerte que el frío me recuerda que vengo de lejos, 

y que un día, adolescente, quise escribir. 

Chile, 2019

Foto: Clara Briceño Zappacosta


Jósbel Caraballo Lobo nació en La Guaira, Venezuela, en 1987. Ingeniero de Sistemas y desarrollador de aplicaciones web desde 2011. Actor egresado del Taller Nacional de Teatro de la Fundación Rajatabla (Caracas, 2015), y en ejercicio en teatro profesional desde entonces. Ganador del I Premio de Poesía Juan José Breca (La Guaira, 2011) con el libro «En la hendidura». Seleccionado por el Movimiento Poético de Maracaibo para sus ediciones de 2015 con el libro «El olor de otras palabras». Residente de la ciudad de Madrid desde 2019.

A %d blogueros les gusta esto: