editorial

Foto: Clara Briceño Z

Los hombres siempre hacen casa, con lo que pueden, desde lo que pueden. Pero no todos los hombres piensan la casa, no todos la sueñan desde una intimidad. 

Memoria y alma de la casa
Hanni Ossott


Hay poemas que viven solos. A ellos también les pesa el olvido. Sueñan ser en la lengua de otros.

Poemas sin casa, busca ser refugio de los poemas solitarios. Los excluidos, que no entraron en algún libro, escritos para ser monumento por sí solos, los que no han tenido tiempo, o que no han encontrado su lugar.


Poemas sin casa es una residencia virtual: albergamos poemas y traducciones. Hospedamos a escritores y traductores hispanohablantes.


AVISO

Las casas se han ido desmitificando

Se han convertido en pequeñas estancias para lo temporal


A %d blogueros les gusta esto: